Está claro que durante éstas fechas vivimos inmersos en un atracón de comidas, bebidas y demás excesos para nuestro cuerpo si no le ponemos un poco de freno.

Está bien celebrar todo lo bueno de la vida pero también hay que ser un poco conscientes de que el cuerpo nos puede pasar factura por ello.

Lo mejor es celebrar con un poco de cabeza, evitando así encontrarnos mal durante éstos días.

Deberíamos poder ser capaces de no beber alcohol pero si no somos capaces, deberíamos intentar que la cantidad no sea elevada para no arrepentirse al día siguiente. También es bueno no mezclar las bebidas alcohólicas de alta graduación.

Ten en cuenta que el alcohol continua absorbiéndose aunque se haya dejado de beber, y es posible que una o dos horas después se encuentre peor aunque haya cesado en su ingesta.

Y sobre todo, si está tomando medicación o va a conducir, no debería de beber.

Comenta


*

Contáctanos

Gracias por contactar con nosotros. Te contestaremos lo antes posible.